Buenos Aires ayer - la historia

El Puerto de Nuestra Señora Santa María del Buen Aire fue fundado en 1536 por Pedro de Mendoza, quien llegó de España con una expedición la cual él personalmente financió. En el año 1537, la escaséz de alimento y los ataques de los indígenas incitaron la partida de Mendoza, quien posteriormente muere en el mar en su camino de regreso. Mientras tanto, otros miembros de la expedición dejaron la colonización, navegaron 1600 km río arriba y fundaron Asunción (actual capital de Paraguay).
Más tarde siguieron otros, y por el año 1541 la colonización original fue completamente abandonada. En 1580 un nuevo grupo de colonizadores se trasladó río abajo desde Asunción bajo la orden de Juan de Garay y repobló el puesto fronterizo abandonado por Mendoza.

Por los próximos 196 años Buenos Aires (como se llamó) fue páramo y un paraíso contrabandista debido a comerciar las restricciones impuestas por España. Por el año 1776, su población había crecido alrededor de 20.000 habitantes, el año en que España decretó su capital del enorme y nuevo Virreinato del Río de la Plata. De pronto BA fue un lugar muy importante. Muchos porteños (habitantes de BA) han tenido una opinión notoriamente alta de sí mismos y de su pueblo desde entonces.

Después de repeler las invasiones inglesas en 1806 y 1807, los porteños consideraron que podrían manejarse ellos mismos sin la ayuda de España (o interferencia). La conquista española de Napoleón en 1808 llevó al Cabildo de BA (consejo municipal) a cortar lazos con la tierra madre en mayo de 1810 . Las décadas de luchas por el poder entre BA y las otras provincias continuaron, intensificándose más de una vez en guerra civil.

Finalmente en 1880 la ciudad fue declarada territorio federal de BA, una entidad separada de la provincia circundante del mismo nombre, y la capital de la nación para siempre.

Por ese entonces, la población en Buenos Aires rondaba el medio millón, y las olas de inmigrantes (principalmente españoles e italianos) continuaron llegando. Muchos de ellos se establecieron por el limite meridional de la ciudad, para así poder trabajar en las nuevas industrias de proceso de carne y en el puerto. Por el año 1871, una epidemia de fiebre amarilla había trasladado a la clase alta hacia el norte, y la clase media había abandonado La Boca y San Telmo a las multitudes de los recién llegados.

Las exportaciones agrícolas de la nación se elevaron de 1880 a 1914, lo que dió como resultado grandes riquezas en Buenos Aires. Algunos porteños bien posicionados ostentaron construyendo grandes mansiones de estilo francés, y el gobierno gastó en trabajos públicos, como parques, lujosas oficinas y una linea de metro. Muchs aspectos que hoy luce Buenos Aires datan de éste período, aunque la transformación de la Av. 9 de Julio en calle ancha no ocurrió hasta fines de los años treinta.

Por el año 1900 la ciudad más grande de Sudamérica tenía más de un millón de habitantes, y continuó creciendo. Desde 1930 la mayoría de las nuevas llegadas fueron de mestizos (descendiente de padres de etnias diferentes, en especial blanca e india) provenientes del interior de la Argentina o de países vecinos, muchos de los cuales vivían en suburbios.

Buenos Aires ha sido alcanzada en población por México D.F. y San Pablo, y comparte sus problemas de contaminación, pobreza, decadencia de la infraestructura y desempleo. Algunos signos optimistas incluyen el retorno todavía inestable de la economía argentina, como la entrada de turismo extranjero que ayuda a revitalizar barrios como San Telmo, una expansión del sistema de metro, y la remodelación del área alguna vez abandonada de Puerto Madero en un complejo de apartamentos, oficinas y restaurantes.